5 Consejos para decorar el acuario de agua dulce

Bloganimalia

¿Ya te has decidido a montar tu acuario en casa? ¡Bien hecho! Ahora viene la parte más divertida: ¡decorar el acuario!. Sin duda es mi parte favorita a la hora de poner en funcionamiento un nuevo acuario. Si nunca antes has decorado uno, aquí tienes 5 consejos prácticos que te ayudarán a ponerte en marcha. Lo bonito de los acuarios es que ofrecen un pequeño rincón de vida en nuestras casas y aportan una sensación de tranquilidad inigualable al contemplarlos. Por eso tener un acuario bien decorado hará que no te canses nunca de mirarlo.

1. Decorar el acuario, la colocación de la grava

La elección de una gravilla para el suelo del acuario determinará los tonos y la calidez del acuario. Existen multitud de tipos, de distintos colores y tamaños. Se pueden combinar dos colores, incluso dejar uno de fondo y hacer un dibujo con el otro. En cualquier caso y elijas la gravilla que elijas, debes tener en cuenta un principio básico para decorar acuarios: para conseguir profundidad es esencial colocar la gravilla de forma gradual, la parte más alta en el fondo (con unos 5 ó 6 cm) y la parte más baja en la zona delantera (con unos 2 ó 3 cm). De este modo conseguirás que tu acuario parezca más ancho y la vista general del mismo será más agradable. Si vas a colocar plantas naturales, necesitarás menos cantidad de gravilla de colores puesto que debes poner primero la tierra para plantarlas y encima la gravilla de colores. Ten en cuenta que siempre debes lavar bien la gravilla antes de colocarla en el acuario, porque aunque en muchas ocasiones viene lavada, sigue soltando bastante porquería.

2. El papel decorado para el  fondo

Para cubrir la parte trasera de los acuarios existen distintos tipos de papeles decorados, fáciles de colocar (puedes sujetarlos simplemente con un poco de cinta adhesiva) y que ofrecen resultados muy satisfactorios. Puedes encontrarlos sin problema en tu tienda de mascotas y son perfectos para conseguir esa profundidad de la que hablábamos en el punto anterior. En lugar de tener de fondo el color de tu pared, deja que tu acuario se vista con rocas y plantas. También existen fondos decorativos menos tradicionales que ofrecen paisajes distintos y colores más vivos. ¡Elige el que más te guste!

papel acuario

3. Decorar el acuario con varios elementos decorativos

castillo acuario En cualquier tienda de animales así como en tiendas especializadas podrás elegir entre una enorme variedad de elementos decorativos para tu acuario. Desde castillos hasta rocas pasando por barcos hundidos y buzos, la amplia oferta existente hará que te resulte difícil decidirte por alguno en concreto. Sin embargo ten en cuenta que lo natural suele ser lo más elegante. Por ejemplo, los troncos son muy sencillos y a los peces les encantan porque pueden esconderse en ellos. De nuevo hay que lavar bien cualquier elemento antes de introducirlo en el acuario. En el caso de los troncos habrá incluso que cocerlos, os lo dirán en la tienda donde los compréis.

4. Decorar el acuario con plantas naturales

Son sin duda el elemento estrella a la hora de decorar el acuario son las plantas de acuario. Las plantas naturales aportan no sólo un ambiente cálido y reconfortante a vuestro acuario, sino que son importantísimas para crear el ecosistema del que dependerán los peces. Por eso es vital incorporar plantas naturales. Como ocurría con los elementos decorativos, podemos encontrar sin problema multitud de tipos de plantas, con coloridos distintos y con tamaños que se ajusten al tamaño de nuestro acuario. Recordad que las plantas más altas deberán estar situadas en el fondo y podremos poner las más pequeñas en el medio o en la parte frontal del acuario, respetando así la profundidad.

5. Decorar el acuario con burbujas de aire

Para terminar de decorar el acuario, podemos incorporar burbujas. Aportan movimiento al acuario, haciendo que éste se llene de vitalidad. Además, no es nada complicado de instalar. En cualquier tienda de animales podréis encontrar los elementos necesarios: una bomba, un tubo y una boquilla. Conectáis la bomba a la luz, el tubo a la bomba y la boquilla al tubo (para que las burbujas sean más pequeñas). Podéis esconder el tubo por debajo de la gravilla y llevarlo así hasta la ubicación deseada. También podéis colocar alguna roca o alguna decoración para que las burbujas salgan por detrás y no se vea la salida del tubo.

Ya estáis listos para decorar el acuario. Seguro que os sorprenderán los resultados.