Adoptar un gato | Consejos despues de adoptar

Bloganimalia

Adoptar un gato, muy bien, hecho, y ¿ahora que?. Para facilitarle al gato su adaptación a nosotros y a su nuevo hogar, es recomendable que, cuando traigas el gato a casa, puedas pasar el mayor tiempo posible con él, al menos los primeros días.

Adoptar un gato | Consejos para después de adoptar

Deberemos adaptar bien nuestro hogar para la llegada de nuestro gato. Después de adoptar un gato, el animal se tiene que habituar al olor de la casa, de manera que le resultará más llevadero si coges algo que pueda oler y relacionar con la casa antes, así una vez que le traigas, reconocerá el olor y se sentirá más a gusto desde el primer día.

Deberás enseñarle dónde está su sitio, su comida, su agua y su cajón de arena, este último separado de la comida, a ser posible. Su sitio debe ser un lugar tranquilo y sin mucho ruido. Necesitará un periodo de adaptación para habituarse al entorno.

adoptar un gato

Recuerda que el microchip es obligatorio por ley. Si vas a adoptar un gato, bien sea cría o adulto, asegúrate de que lo tiene, ya que es una buena ayuda por si se pierde. Si vas a dejar salir a tu gato de casa, es bueno ponerle un collar con tus datos grabados, y ponérselo de manera que no le apriete (que quepan dos dedos entre el cuello del animal y el collar).

El gato empieza a relacionarse con el hombre a partir del momento en que el cachorro se va desapegando de su madre. Una vez emancipado de la madre, lo más recomendable es estar cerca de él para que se acostumbre a la compañía humana, y para que establezca una relación con nosotros, fortaleciéndola con juegos y demostraciones de afecto hacia él.

Si optas por adoptar un gato adulto, es bueno que te informes de si ha convivido con otros animales y de cómo ha sido su convivencia.

Es importante que si tienes otras mascotas en la casa, les presentes tranquilamente, dado que va a tener que convivir con ellos, y por lo tanto, adaptarse a sus nuevos compañeros. En el caso de ser pájaros o roedores, sería recomendable que los separases en habitaciones distintas, ya que el gato tiene un instinto cazador muy fuerte, y no sabes cómo puede reaccionar.

Si tienes algún otro gato en casa, preséntales suavemente, pero, sobre todo, no le abandones por el nuevo, puesto que se crearía una situación de celos por parte de él hacia el nuevo.

En el caso de tener perros en casa, antes de hacer las presentaciones oportunas,intenta que el perro haya dado un largo paseo antes y que haya comido bien.

Normalmente la convivencia de perros y gatos no es mala, pero tenemos que asegurarnos que los dos animales están relajados antes de presentarles. Si el perro no está calmado, podemos crear una situación tensa que en nada va a favorecer la presentación, pero si el perro está calmado, es bueno recompensarle y dejarle acercarse y olisquear al gato (siempre agarrando al perro). Si ves que el gato se asusta, no le fuerces, inténtalo poco a poco. Generalmente, si el perro no es muy agresivo con los gatos, se acaban por tolerar e incluso llegan a jugar y convivir totalmente.

Los gatos en general pasan alrededor del 60-65 % de su tiempo durmiendo. Conforme van envejeciendo, los gatos duermen cada vez más, llegando a dormir, incluso, más del 75% del tiempo.

convivencia gatos

Señales que hay que saber interpretar al adoptar un gato

Los gatos muestran algunas señales. Cuando se frota contigo, en realidad se trata de una señal de afecto. Frotando su cabeza contra tí, el gato deposita la secreción de las glándulas que se encuentran situadas a ambos lados de su cabeza, impregnándote de sus feromonas y reclamando tu atención.

Cuando estás acariciando a tu gato y te araña o incluso te muerde, lo más recomendable es que dejes de acariciarle, lo más probable es que ya se haya cansado de tantas caricias. Al contrario de otros animales, los gatos suelen cansarse de los mimos.

Si tu gato te lame…debes estar feliz, pues tu gato te toma por un miembro más de su familia. Realmente te está aseando, cosa que solamente hacen entre sí los gatos unidos por lazos familiares o pertenecientes a la misma comunidad.

Hay ocasiones en las que tu gato chupa o mastica tu ropa, esto ocurre cuando se le ha separado demasiado pronto de la madre. Sigue teniendo el impulso de mamar, por eso busca algo para saciar su instinto. La mayoría de los gatos superan este comportamiento, aunque a veces se hace difícil de llevar.