¿Cortar las uñas a los gatos? Te explicamos como

Bloganimalia

Cortar las uñas a los gatos es para aquellos que deciden tener un gato como mascota, un alivio para sus muebles o sus cortinas, ya que estos sufrirán las consecuencias. Si bien es cierto que a veces  hacen caso omiso a los juguetes diseñados para que puedan afilarse las uñas, tener un gato en casa no tiene que significar unos muebles arañados, vamos a ver como cortar las uñas a los gatos.

cortar uñas gatos

Desde pequeñitos se les puede enseñar qué sitios son los apropiados para satisfacer su instinto a la hora de afilarse las uñas, pero aún así siempre es conveniente cortárselas. No sólo por el bien de nuestros muebles y nuestras manos cuando jugamos con ellos, sino también por su propio bienestar. Los gatos que están en el campo o viven fuera de las casas desgastan sus uñas en los árboles, trepando, recorriendo grandes distancias, jugando, etc, pero los gatitos caseros que no suelen salir de casa necesitan algún sitio donde hacerlo. Debemos proporcionárselo y enseñarles que ése es el lugar para hacerlo. Aunque seguramente no será suficiente para desgastar unas uñas en constante crecimiento.

Mucha gente se asusta ante la idea de cortar las uñas a los gatos y aprovecha las visitas al veterinario para que sea éste quien se las corte. Pero en realidad es un proceso sencillo y completamente indoloro si se realiza correctamente, exactamente igual que cuando nosotros nos cortamos las nuestras. Lo único con lo que hay que tener especial cuidado es con no llegar a la parte rosada de la uña, porque entonces sí podemos hacer daño a nuestro gato. Siempre debemos cortar la punta de la uña que sea blanca.

Por supuesto el proceso resulta mucho más sencillo cuanto más tranquilo sea vuestro gato. Hay gatitos que están acostumbrados desde pequeños y se dejan cortar las uñas sin ningún problema y hay otros a los que les cuesta aceptar la idea. Para los dueños de gatos pertenecientes al segundo tipo, os diré por propia experiencia que entre dos es mucho más fácil: uno sujeta al gato dejando sus patitas al aire y el otro sujeta una patita y va cortando las uñas. De este modo se puede terminar en 3 minutos incluso con los gatos más rebeldes.

Normalmente las uñas traseras no se cortan, puesto que es sólo con las delanteras con las que más daños causan. Las traseras las usan básicamente como apoyo para trepar a los sitios o como defensa cuando pelean y se encuentran boca arriba. Pero es con las delanteras con las que arañan y atacan y con las que trepan por las cortinas.

En cuanto a las tijeras para cortar las uñas de vuestros gatos, existen infinidad de modelos y marcas en el mercado, aunque todos funcionan básicamente de la misma manera. Son como unas tijeras normales, pero con las cuchillas curvas para adaptarse a la forma de las uñas de los gatos. Los precios también varían, pero suelen ser bastante asequibles.

Como veis, no hay motivos para tener miedo, aunque si seguís sin atreveros, podéis pedir a vuestro veterinario su colaboración. Seguro que os ayuda encantado. Aunque si por otro lado decidís lanzaros, ánimo y suerte, ya veréis como después cuando juguéis con vuestro gato los arañazos no son tan dolorosos. Pues eso es todo, ahora todos a cortar las uñas a los gatos!