Leptospirosis en los perros – Transmision, sintomas y tratamiento

Bloganimalia

En la actualidad existen muchas enfermedades que pueden contagiar a nuestras mascotas. La Leptospirosis es un tipo de enfermedad que es causada por la Leptospira, una bacteria que tanto a personas como a animales, entre ellos nuestros perros. Es más abundante en climas húmedos, en donde sobreviven con más facilidad, sin embargo se encuentra extendida por todo el mundo.

Entre los animales que suelen contraer esta enfermedad, los perros la contraen con más facilidad que los gatos.

Leptospirosis del perro

Transmisión de la leptospiroris

Nuestros perros son contagiados a través del agua contaminada de la orina de otro perro, mediante contacto con esta y a través de alguna herida en la piel. También pueden contagiarse a través de alguna mordedura de otro animal infectado, por haber comido algo infectado o por haber mantenido relaciones con otros perros.

Puede contagiarse indirectamente por diferentes vías como roer objetos contaminados con orina o tierra que estén infectados por la bacteria. También por beber agua u orina contaminadas, lamer los órganos genitales de perros infectados, alimentos o ropa contaminada.

Los animales que extendieron esta enfermedad fueron los roedores, contagiando tanto a personas como a animales, estos roedores no son afectados por la enfermedad pero sí que la distribuyen.

Aunque nuestro perro se recupere, sigue siendo contagiosa su orina durante varios meses, pudiendo contagiar a sus dueños o a otras personas, pudiendo causar en algunas ocasiones la muerte de perros y humanos, si no se mantiene una buena higiene.

Donde van aquellos tiempos en los que soñar con pulgas o soñar con perros era toda la preocupación que tenían nuestras mascotas.

Síntomas de la leptospirosis

Algunos de los síntomas con los que podremos detectar esta enfermedad, tanto en nuestras mascotas como en nosotros mismos son los siguientes:

  • Vómitos
  • Insuficiencia renal aguda
  • Fiebre alta
  • Orina oscura
  • Debilidad
  • Letargo
  • Depresión
  • Gastroenteritis
  • Ictericia
  • Congestión de las mucosas
  • Dolor a la palpación renal y apatía
  • Convulsiones
  • Diarrea

La enfermedad de la leptospirosis pueden provocar también abortos, meningitis y crías muertas. Afecta al riñón y no es fácil de detectar la infección.

Aunque nuestras mascotas los perros se recuperen probablemente mantengan alguna secuela en los riñones, limitando de esta manera su esperanza o calidad de vida.

Para estar seguros de que tanto nosotros como nuestras mascotas padecemos esta enfermedad, es necesario que acudamos a nuestro medico o veterinario, quienes nos diagnosticaran la enfermedad en caso de que la padezcamos.

Este tipo de diagnóstico es un análisis de sangre y orina.

 Leptospirosis perro

Tratamiento de la leptospirosis. ¿Qué podemos hacer?.

No existe otro tratamiento que tomar antibióticos, ya que se la leptospirosis es una enfermedad bacteriana, para poder eliminar todas la bacterias afectadas debemos seguir un tratamiento que dura aproximadamente un mes.

Se le pueden suministrar vitaminas, mantenerlo aseado como hemos dicho, para evitar contagios.

Prevención de la leptospirosis.

Vacunar a nuestros perros es la principal forma de evitar esta enfermedad, también podemos realizar otras cosas, como evitar ir al parque en donde

El principal método para prevenir esta enfermedad es mediante la vacunación. Evita llevar a tu mascota a parques con muchos perros, sobre todo en temporadas lluviosas.

Se deben limpiar varias veces al día los lugares donde tengan una mascota con esta enfermedad, desinfectando principalmente donde orina y manejarse con guantes de látex hasta que el veterinario lo indique.

Se debe aislar al perro enfermo para evitar contagios, teniendo mucho cuidado con la orina donde se van a eliminar las bacterias y puede infectar a otros perros e incluso al hombre.

Se debe también controlar la presencia de roedores donde habitan los perros, no tener aguas estancadas en los alrededores donde prevalece este microorganismo el cual puede permanecer por mucho tiempo en el ambiente.

Una vez comenzado el tratamiento no debes suspenderlo hasta terminar las cuatro semanas. Si tu perro fue positivo a esta enfermedad, es importante hacer control después del tratamiento.

Visita al veterinario y asegúrate de aclarar todas tus dudas, no olvides que debes acudir lo más pronto posible a consulta si sospechas que tu perro es portador de esta enfermedad.